Píldoras Anti-Masonería

El blog CLAVIJO defiende los valores

de la Iglesia Católica y de España

amenazados por el proyecto masónico-luciferino

"Nuevo Orden Mundial"


e-mail: ClavijoEspana@gmail.com



miércoles, 25 de julio de 2012

Santiago Apóstol, Patrón de España. Batalla de Clavijo (469)

Santiago Matamoros (Carrión de los Condes-Palencia)
Sumario
1. Cronología del apóstol Santiago
2. María, emperatriz de la Hispanidad
3. Santiago en Clavijo (859-Ordoño I)
4. Tributo de las 100 doncellas
5. García Lorca a Santiago
6. ¡Santiago, cierra España!
7. Benedicto XVI en Compostela
8. La otra batalla de Clavijo (844-Ramiro I) 

1. Cronología del Apostol Santiago
-40 dC: La Virgen María se apareció, en carne mortal sobre un PILAR, al apóstol Santiago en Zaragoza. Cuatro años más tare, Santiago es el primer apóstol mártir en Jerusalén, decapitado por Herodes Agripa.
-829: El sepulcro de Santiago es descubierto milagrosamente en Compostela durante el reinado de Alfonso II el Casto. 
-859: Gran victoria de Ordoño I en la batalla de Clavijo-Albelda (Claudio Sánchez Albornoz). La crónica "De rebus Hispaniae", del arzobispo de Toledo Rodrigo Ximénez de Rada, relata que las tropas cristianas pidieron ayuda al apóstol antes de la batalla de Clavijo. Y la victoria, al grito ¡Santiago, cierra España! sobre 60.000 mahometanos, dió origen al apodo "Santiago Matamoros" y al "Voto de Santiago", ofrenda anual en la catedral de Compostela de los diezmos de lo reconquistado a los moros.
-965: Fernán González, primer conde de Castilla y rebelde temporal a los reyes de Léon, venció a los moros del caudillo Almanzor en la batalla de Hacinas, con ayuda del apóstol Santiago según la Tradición.
-1212: Alfonso VIII de Castilla venció a los Almorávides en la decisiva batalla de las Navas de Tolosa con intervención milagrosa de Santiago, cómo en numerosas batallas de la Reconquista de España, invadida repetidamente por el Islam.
-1340: Alfonso XI de León y Castilla venció a los Benimerines musulmanes en la batalla de El Salado, también con ayuda de Santiago, según la Tradición.
-1605: Cervantes publica la novela "El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha", que da origen a la Lengua Española y entierra la lengua romance castellana. Cervantes pone en boca de Sancho Panza la duda "¿está por ventura España abierta y es menester cerrarla?" y D. Quijote le explica "los españoles invocan al apóstol Santiago como defensor en todas las batallas y muchas veces le han visto matando a los agarenos".
-1630: El papa Urbano VI nombró a Santiago como único Patrón de España y de todos los españoles.
-1646: Felipe IV decretó que los reyes presentaran la ofrenda al apóstol en la catedral.
-1884: El papa León XIII  confirma mediante una bula la autenticidad de los restos de Santiago en Compostela.
-1940: Los héroes del comic Capitán Trueno y Guerrero del Antifaz se lanzan a la lucha al grito de "Santiago y cierra, España".
-2004: El primer acto antiespañol de gobierno del socialista y masón Zapatero, al ocupar la Moncloa, gracias al atentado del 11-M en Madrid (293 asesinados), fue el derribo de la estatua de Santiago Matamoros en la plaza de la catedral compostelana, con la excusa de no herir sensibilidades de otras religiones. Fue un adelanto de su concepto de España y de su ley de Memoria histórica.
-2012:  Hoy 25 de julio, ningún miembro de la familia real borbona, ni del gobierno laicista del PP, ha asistido a la ceremonia del "VOTO de Santiago" en la catedral de Compostela. ¡ESPAÑA ha muerto! (a las 19:45 en TV-IE: "Con otro enfoque" de José Javier Esparza).


2. María, Emperatriz de la Hispanidad


 Santiago Apostol y España han construido la Hispanidad 
de 500 millones que rezan en español:

3. Santiago en la Batalla de Clavijo
PortaMundos-MundoHistoria
(23 mayo 844)
Santiago el Mayor, Jaime, Yago Jacobo
Evangelizador y Matamoros, 
uno de los dos apóstoles favoritos de Jesucristo, 
hijo de Zebedeo y Salomé o hijo del trueno, 
hermano de Juan evangelista, 
recorrió España convirtiéndose en su protector
Castillo medieval de Clavijo en la Rioja 
Clavijo, enclave que se encuentra a 17 kilómetros de Logroño, ha sido considerado como uno de los lugares más emblemáticos de la Reconquista Española (720-1492). En dicho emplazamiento se produjo una de las batallas más legendarias y carismáticas de la cruzada peninsular, no tanto por la táctica, como por la aparición de Santiago Apóstol al Rey Ramiro I de Asturias. Quizás, esta batalla no hubiera sido más que otra en la larga Reconquista si no hubiera sido por la aparición de uno de los favoritos de Jesucristo.
Los hechos se narran de forma gloriosa, al estilo de la prosa densa y partidaria medieval. El Rey Ramiro I de Asturias, hijo de Alfonso II el Casto, se niega a conceder el “Tributo de las Cien Doncellas” a Abderramán III, con lo que rompe con la neutralidad que el impuesto brindaba produciéndose la contienda. La negativa de la entrega anual de 100 mujeres jóvenes cristianas a los moros a cambio de la paz, es el motivo del conflicto.
El Rey Ramiro I reunió y convocó a toda la región contra los paganos siendo en un primer momento derrotados en Albelda (Logroño), no pudiendo más que esconderse en Clavijo. Sabiéndose vencido por la diezma de sus tropas, se le apareció el Apóstol Santiago, diluyendo sus temores, tras advertirle que Él mismo estaría en el campo de batalla, vestido con una túnica blanca, en un caballo blanco, con una espada en ristre y con un estandarte igualmente impoluto, luchando a favor de los cristianos y siendo visto, tanto por éstos como por los infieles.
El Rey Ramiro I sería ayudado por el mismísimo apóstol Santiago, uno de los predilectos junto con San Juan y San Pedro. Al día siguiente, en el fragor de la batalla, y al grito de “¡Dios ayuda a Santiago!” apareció el Apóstol, como ya había descrito al Rey, decapitando a más de setenta mil moros. Santiago se convierte en Santiago Matamoros.
Aunque la anterior batalla es una de las claves para que actualmente entendamos el movimiento jacobeo en España, que se convirtió en la Edad Media, particularmente Santiago de Compostela, en uno de los lugares de peregrinación por excelencia de los cristianos, al mismo nivel que Jerusalén y Roma, las leyendas de la aparición de Santiago en la batalla no cesarán.
En 1064 en la Batalla de Coimbra (Portugal), descrita en el Codex Calixtinus, Santiago vuelve a intervenir en favor de las tropas de Fernando I. Su intercesión conseguirá que a partir de dicha fecha, la Reconquista sea considerada Guerra Santa. Las apariciones del Santo recorrerán todo el territorio peninsular mezclándose la realidad con la devoción en la Historia Oficial.
Posteriormente, y como agradecimiento de la ayuda prestada en el batalla se instaura el Voto de Santiago. El Rey Ramiro I, junto con su esposa Doña Urraca, y su hijo Ordoño, en agradecimiento por la ayuda prestada por el Apóstol Santiago en la Batalla de Clavijo, dispusieron la realización del Voto de Santiago. Será en la Calahorra el 25 de mayo de 844, por medio de un solemne privilegio se concede a la Iglesia de Santiago de Compostela un impuesto procedente de todas las regiones españolas, que comprendía tanto cosechas como botines de guerra e, incluso se crea el compromiso de viajar y peregrinar a Santiago llevando ofrendas.
En 1812 es abolido en las Cortes de Cádiz y posterior y simbólicamente es rehabilitado en 1936 y renovado simbólica y anualmente por el Rey de España cada 25 de mayo, como patrón protector de España. En 1122 el Papa Calixto II concede el jubileo o indulgencia plenaria a quién realice el Camino de Santiago el año en que el 25 de mayo coincida con el domingo.
Como hemos observado en párrafos anteriores, la batalla de Clavijo, no pasaría de ser una batalla más si no hubiera sido por la intervención del apóstol Santiago en la contienda. Un santo cuya mayor propaganda será cuando se convierta en matamoros, ya que como apóstol, como a continuación veremos, paso por España sin pena ni gloria cuando aún vivía. Santiago nace en Betsaida (Galilea) y muere decapitado en el 44 d. C. en Jerusalén por orden de Herodes Agripas I, siendo el primer apóstol en morir mártir (no el primer mártir cristiano que será San Esteban).
Hijo de Zebedeo y Salomé, hermano mayor del evangelista San Juan o el discípulo amado, la vinculación del Apóstol Santiago con Hispania (España y Portugal) comenzó siendo un culto restringido a Galicia que se generaliza cuando en el s. IX se descubre la tumba de Santiago en el “Fin del Mundo” (Finisterre) enriqueciéndose con leyendas y noticias que harán de Santiago un apóstol atrayente a los viajeros del Medievo y que se engrandecerá con el paso de los años y de los siglos.
Al no especificar nada en el Nuevo Testamento, los primeros datos que sitúan a Santiago en España se reflejan en numerosos autores de los ss. VI y VII, lo que se presenta anterior al descubrimiento de la tumba del Apóstol. En el año 33 d. C. los apóstoles se reparten el mundo conocido, iluminados por el Espíritu Santo, según el Nuevo Testamento. Pero, será en el s. IV cuando se realice la correspondencia de cada apóstol con la parte del mundo repartida. Es cuando se le atribuye a Santiago Hispania. Su particular periplo comienza en Palestina; se dirigirá a la costa andaluza, Coimbra y Braga, llegando a Iria Flavia en Galicia, donde comenzará una malograda predicación.
La escasa fama que obtendrá se circunscribirá a nueve discípulos, dos de los cuales se quedarán en Hispania con tareas de evangelización, marchándose con los otros siete con destino a Judea. El retorno lo realizarán por el Valle del Ebro, donde, con el fin de alentar su tarea, en un pilar de cuarzo a orillas de dicho río se le aparecerá la Virgen, sugiriéndole la construcción de un templo sobre dicho pilar, convirtiéndose en la Iglesia de Nuestra Señora del Pilar en Zaragoza.
Otras fuentes señalan que estando María a punto de morir, pide como última voluntad estar rodeada de los apóstoles, en esos momentos, dispersos por el mundo. Jesús le concede que se les aparezca, eligiendo un pilar en Caesaraugusta, venerándose desde entonces en la Basílica del Pilar en dicha población. Esta aparición apresurará el viaje de Santiago a Judea al encuentro de la madre de Jesús. Desde Zaragoza se dirigirá a Valencia, en donde embarcará hacia Palestina, lugar donde encontrará la muerte decapitado el 44 d. C.
Serán dos discípulos del apóstol, Atanasio y Teodoro, los que embarcarán los restos de su maestro en Jaffa (Jerusalén) y llegarán a Iria Flavia, en Galicia. En tierra firme, solicitarán la ayuda de una dama pagana llamada Lupa, dueña del trozo de tierra donde será enterrado el Apóstol. Sin embargo, el enterramiento será diseñado por Lupa de manera perversa regalando a los discípulos unos bueyes indómitos, que sin creérselo la malvada Lupa serán ungidos, llegando sin mayores problemas a la tierra señalada para el enterramiento del santo con la conversión de Lupa que no podía creerse la doma de las bestias y su sumisión. Será esta dama la benefactora del enterramiento del apóstol, donando su palacio para erigir la Iglesia y satisfaciendo a los discípulos en todas las prerrogativas que pidiesen.
Enterrados los restos de Santiago en dicho lugar, el silencio es elocuente. Ocho siglos de mutismo en los que únicamente el culto local logra que no caiga en el olvido. En el año 820/834, un asceta llamado Pelayo advierte al Obispo de Iria Flavia, Teodomiro, de la existencia de una lluvia de estrellas y apariciones en Solovio. La explicación no se hizo esperar; se trataba de los restos del Apóstol Santiago junto a otros dos más pertenecientes a sus discípulos. Alfonso II visitará el lugar del hallazgo y proclamará a Santiago como Patrono y Señor de toda España, ordenando levantar en ese mismo lugar una basílica que será sede episcopal, en detrimento de Mérida. En el s. XI Santiago de Compostela se convierte en uno de los centros más emblemáticos de peregrinación junto con Jerusalén y Roma. La tradición oral seguirá incrementando lo mítico, lo legendario, y se mezclará con lo histórico.
Lo cierto es que la peregrinación se difunde rápidamente. Miles de peregrinos comienzan un camino, ora por devoción ora por penitencia, convirtiéndose en un trayecto de intercambio cultural, económico, ideológico… pero no será hasta 1879 cuando el papa León XIII dé por auténticos los restos sepultados en Santiago de Compostela.
Camino que mezcla lo histórico con lo legendario, vía de comunicación de Hispania con el resto de Europa, consiguió que la incomunicación fuera escasa en el Medievo. La protección del Apóstol Santiago hacia España, y la coincidencia con la Reconquista, forjaron la devoción por uno de los apóstoles favoritos de Jesucristo haciendo de España uno de los lugares más visitados o uno de los centros de peregrinación preferidos de la población medieval.
La consideración de Cruzada de la Reconquista y la ayuda divina que se prestaba desde los cielos con el soldado Santiago, junto con la tradición oral y las fuentes escritas elevaron a Santiago, al lugar que ya había solicitado su madre (Mt 20, 20-28) bien a la izquierda o bien a la derecha, pese a las reticencias de Jesucristo, en un primer momento. Lo cierto, es que Santiago, tanto como matamoros como peregrino, sigue levantando pasiones en la actualidad, y conservando miles de files que anualmente se dirigen a una tumba señalada por las estrellas.

4. José Javier Esparza
En la Historia de la Reconquista hay un acontecimiento capital: la batalla de Clavijo, en 844. Fue allí donde el apóstol Santiago se apareció, armado, para ayudar a los cristianos en su lucha contra el islam. Aquella batalla actuó sobre las huestes hispanas como un revulsivo. Entre otras cosas, permitió poner fin al oprobioso tributo de las cien doncellas cristianas que los musulmanes exigían como prenda de paz. Hoy casi todo el mundo está de acuerdo en que la batalla de Clavijo, propiamente dicha, no existió.
Pero sabemos que en torno al 850 hubo intensos combates en esa misma zona, y el hecho es que la memoria de Clavijo acompañó a los españoles durante siglos. ¿Qué pasó? ¿Fue todo una invención? No. Lo que sabemos de Clavijo se lo debemos a un documento del siglo XII, es decir, muy posterior a los hechos. 
En él, un canónigo de la catedral de Santiago, de nombre Pedro Marcio, dice copiar otro documento del siglo IX donde el rey Ramiro I establece el voto de Santiago, es decir, una serie de donaciones a la sede de Compostela en acción de gracias por aquella batalla. Ese documento de Pedro Marcio ha sido muy discutido por sus errores históricos y cronológicos. 
En todo caso, en su momento fue tomado por testimonio veraz. Y en las primeras historias de la Reconquista –las de los obispos Lucas de Tuy, el Tudense, y Jiménez de Rada, ambas del siglo XIII-, se otorga a la batalla de Clavijo un valor esencial. ¿Qué pasó allí?
Tiempos duros para la cristiandad
Coloquémonos en el momento preciso. Estamos a mediados del siglo IX. Los musulmanes han consolidado sobradamente su dominio en España; entre otras razones, por la conversión al islam de buena parte de la vieja elite visigoda. Han quedado fuera de su alcance Galicia, León Asturias, Cantabria y las vascongadas; es aquí, en la cornisa cantábrica, donde los cristianos se organizan. Son territorios pobres; cuando la población crezca, el paso al sur, hacia el valle del Duero, se convertirá en un imperativo general.
El interés de los musulmanes por esos territorios norteños es limitado: con el valle del Duero convertido en un desierto, sin nada que sacar de allí, los moros se contentarán con controlar la frontera castigando, eso sí, a las tierras cristianas con ocasionales campañas de saqueo. Las cosas son distintas en el este de la zona cristiana, en la confluencia de La Rioja, Navarra, Castilla y Aragón. En esta área, riquísima, se cruzan rutas comerciales que datan de tiempos de los romanos. Navarra y Aragón están bajo control musulmán; lo que empieza a ser Castilla, ya no.
Fijémonos en la España musulmana. Desde hace unos años -desde 822, exactamente- reina allí Abderramán II, un monarca nacido ya en España, en Toledo. La España musulmana se ha visto sometida a fuertes tensiones tribales, entre clanes hostiles, y también a severas convulsiones sociales por la recaudación de impuestos. Pero Abderramán II, un político de gran estilo, ha resuelto esos problemas con una singular mezcla de tacto y violencia. El cuarto emir omeya de Córdoba ha sabido poner en orden las grandes posibilidades del país: Al-Andalus es fuerte y próspera. Incluso en el plano religioso, ha logrado sojuzgar los levantamientos mozárabes. Abderramán II se siente dueño de la península, y con razón.
Fijémonos ahora en la España cristiana: hambre y guerra. En Asturias reina Ramiro I, un hombre con temperamento de cruzado. El reinado de Ramiro I, muy breve (842-850), transcurre entre guerras ora contra los árabes, ora contra los normandos. Este Ramiro I, cuyo estandarte es una cruz roja en fondo blanco, es el que crea la primera orden de Caballeros de Santiago, y también el que levanta las iglesias de Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo. A partir de él, la corona será hereditaria, ya no electiva.
La España cristiana vive bajo la amenaza permanente del poder musulmán. Esa amenaza se hace particularmente viva en una zona concreta: entre Álava, La Rioja y La Bureba de Burgos, en el este del reino, donde la presión musulmana es más fuerte. Ese será el escenario de nuestra historia.
Tributo de las 100 doncellas 
Dejemos que ahora hable la leyenda. En aquel tiempo, los poderosos moros habían impuesto a los cristianos un tributo vergonzoso: la entrega anual de cien doncellas. A cambio, los musulmanes no atacarían a los reyes que accedieran al pacto. Este tributo se remontaría al año 738, cuando Mauregato lo aceptó. Desde entonces, sucesivos reyes cristianos habían peleado para abolirlo. Así lo contó, mucho después, Alfonso X el Sabio:
“Así como cuenta la Historia, fue que los moros supieron que había muerto el rey don Alfonso el Casto, que era rey muy esforzado y fuerte y aventurado en batallas, y mucho los había quebrantado con lides y correrías. Y supieron los moros que en su lugar reinaba el rey don Ramiro, y pensaron que éste les tendría miedo, porque era el poder de los moros muy grande en España, y que, teniéndoles miedo, les daría lo que los moros pidiesen para que no hubiera guerra y le dejasen en paz. Y así los moros pidieron a Ramiro que cada año les diese cincuenta doncellas de las más hidalgas para casarlas, y otras cincuenta del pueblo para solaz y deleite de los moros. Y que estas cien doncellas fueran todas vírgenes.”
Pero Ramiro I, contra lo que los moros pensaban, no estaba dispuesto a aceptar semejante oprobio. De manera que el rey asturiano, con su estandarte de la cruz, convocó a los caballeros cristianos, se puso él mismo al frente y marchó en busca de los musulmanes allá donde más crítica era la amenaza: en la Rioja. Los moros, que andaban entonces enredados en las frecuentes querellas de la Navarra musulmana, disponían de un gran ejército. Y dicen las crónicas que a la cabeza del ejército moro se hallaba nada menos que el propio emir, Abderramán II.
Cuando los cristianos llegaron a la altura de Nájera y Albelda, se toparon con una sorpresa atroz: un innumerable ejército moro, compuesto tanto por tropas peninsulares como por levas de Marruecos. Los cristianos se batieron con bravura, pero la superioridad mora era manifiesta. Acosados por todas partes, los caballeros se vieron forzados a refugiarse en el castillo de Clavijo, en Monte Laturce. Era el 23 de mayo de 844. Hay que imaginarse a las huestes cristianas, ya muy mermadas, recluidas al caer la noche, al borde de la desesperanza. Pero fue entones cuando, en el duermevela de la derrota, el rey Ramiro tuvo una visión. Dejemos que él mismo nos lo cuente, según el citado documento de Pedro Marcio:
Y estando yo durmiendo, se dignó aparecérseme, en figura corporal, el bienaventurado Santiago, protector de los españoles; y como yo, admirado de lo que veía, le preguntase ¿quién era?, me aseguró ser el bienaventurado apóstol de Dios, Santiago. Poseído yo entonces de mayor asombro, que en modo extraordinario me produjeron tales palabras, el bienaventurado apóstol me dijo:
“¿Acaso no sabías que mi Señor Jesucristo, distribuyendo las otras provincias del mundo a mis hermanos, los otros apóstoles, confió por suerte a mi tutela toda España y la puso bajo mi protección? (...) Buen ánimo y ten valor, pues yo he de venir en tu ayuda y mañana, con el poder de Dios, vencerás a toda esa gran muchedumbre de enemigos por quienes te ves cercado. Sin embargo, muchos de los tuyos destinados al descanso eterno recibirán la corona del martirio en el momento de vuestra lucha por el nombre de Cristo. Y para que no haya lugar a duda, tanto vosotros como los sarracenos, me veréis sin cesar vestido de blanco, sobre un caballo blanco, llevando en la mano un estandarte blanco. Por tanto, al punto de rayar el alba, recibido el sacramento de la penitencia con la confesión de los pecados, celebradas las Misas y recibida la Comunión del Cuerpo y la Sangre del Señor, no temáis acometer a los escuadrones de los sarracenos, invocando el nombre de Dios y el mío, teniendo por cierto que ellos caerán al filo de la espada”. Dicho todo esto, desapareció de mi presencia la agradable visión del apóstol de Dios.
Ramiro –sigue diciendo la leyenda- se apresuró a contar su visión a todos: caballeros, obispos, menestrales. Al alba, las tropas cristianas, seguras de su victoria, acometieron a los sarracenos. Allí gritaron por primera vez unos españoles aquello de “¡Santiago!”. Y en el fragor del combate, en efecto, apareció el gran jinete blanco, estandarte blanco en caballo blanco, como un rayo de luz, para inclinar la victoria del lado de los cruzados. El día 25 de mayo, en la ciudad de Calahorra, el rey dicta en acción de gracias el voto de Santiago, que comprometía a todos los cristianos de la península a peregrinar a Santiago de Compostela portando ofrendas al apóstol.
¿Ocurrió ésto así? Hace siglos que se cree que no. Las fuentes cronísticas oficiales de la época, tanto asturleonesas como musulmanas, no hacen referencia alguna a Clavijo; es como si esa batalla no hubiera existido jamás. Todas las menciones son muy posteriores. Ahora bien, la crónica Najerense habla de las campañas de Ramiro contra los árabes. Por su parte, las crónicas musulmanas de la época de Abderramán II hablan de campañas moras contra Álava.
Y quizá lo más importante: unas y otras coinciden en señalar fuertes combates en el área riojana que nos interesa. Más concretamente, las fuentes asturleonesas cuentan que Ordoño I, el hijo de Ramiro I, cercó la ciudad de Albelda y estableció su base en el Monte Laturce, es decir, el mismo lugar donde la leyenda sitúa la batalla de Clavijo. Y los hallazgos arqueológicos no dejan lugar a dudas: en Albelda se combatió, y mucho.
En Albelda hubo, en efecto, una batalla o, más precisamente, dos: una en 852 y otra en 859. El contexto de ambas fue aquella lucha, a la que ya nos hemos referido, por el control de las vías de comunicación en el este de la España cristiana. Pero el rey cristiano de aquellas batallas no era Ramiro, sino su hijo Ordoño, y el jefe moro no era Abderramán II, sino Musa II, de los Banu Qasi, la poderosa familia hispanogoda conversa al islam.
La primera batalla la ganaron los musulmanes, exactamente como, según la leyenda de Clavijo, le ocurrió a Ramiro I cuando apareció por la Rioja. Pero la segunda la ganaron los cristianos, también como le ocurrió a Ramiro. Lo que la leyenda condensa en veinticuatro horas de Ramiro I, pudo ser en realidad un lapso de siete años en la ofensiva reconquistadora de su hijo Ordoño.
La polémica entre los historiadores prosigue. Pero lo cierto es que, tras aquella segunda batalla de Albelda, el poder cristiano en el área se reforzó, y los musulmanes vieron frustrado su intento de consolidar una plaza fuerte en La Rioja. Ordoño, inmediatamente, procedió a amparar la repoblación masiva del área, designio que permaneció vivo en los años posteriores, y que terminaría asentando de manera definitiva la cruz en aquellas tierras. E igualmente cierto es que Santiago, a partir de entonces, siempre fue invocado por los españoles en apuros.

5. Poema de García Lorca a Santiago 
"Dice un hombre que ha visto a Santiago
en tropel con doscientos guerreros;
iban todos cubiertos de luces,
con guirnaldas de verdes luceros,
y el caballo que monta Santiago
era un astro de brillos intensos.
Dice el hombre que cuenta la historia
que en la noche dormida se oyeron
tremolar plateado de alas
que en sus ondas llevóse el silencio.
¿Qué sería que el río paróse?
Eran ángeles los caballeros.
¡Niños chicos, cantad en el prado.
horadando con risas al viento!"
¿Historia o leyenda? Leyenda, sin duda, pero leyenda que muy pronto se hizo historia. Y que desde entonces forma parte entrañable de la conciencia histórica española como un gran Milagro.

6. Dos batallas en Albelda
¡Santiago, cierra España!
Los mejores historiadores españoles de la Reconquista identifican DOS Batallas con motivo del sitio de la fortaleza mora de Albelda por los cristianos del reino Astur-Leonés:
Ramiro I en 844 (Luis Suárez)
Ordoño I en 859 (Claudio Sanchez Albornoz)
Pero, solamente los autores católicos reconocen el hecho histórico de la ayuda milagrosa de Santiago, prolongación de la primera aparición de la Virgen María en Zaragoza, demostrando su predilección por España (Tierra de María).

7. Himno al Apóstol Santiago
Benedicto XVI en Compostela
InfoCatólica
(25 julio 2012)
Santo adalid, patrón de las Españas, amigo del Señor, defiende a tus discípulos queridos, protege a tu nación. Las armas victoriosas del cristianismo venimos a templar en el sagrado y encendido fuego de tu devoto altar. Firme y segura como aquella columna que te entregó la Madre de Jesús será en España la Santa Fe cristiana, bien celestial que nos legaste tú. Gloria a Santiago, patrón insigne. Gratos, tus hijos hoy te bendicen. A tus plantas postrados, te ofrecemos la prenda más cordial de nuestro amor. Defiende a tus discípulos queridos, protege a tu nación.
ARCHIVO AUTORES FORO
"VII aniversario del Blog"
Sumario
1. El Blog de Santiago Clavijo
2 Las TESIS del Editor
3. Posts más Populares
4. Posts Recomendados
5. FORO Anti-Masónico
6. LIBROS magistrales
7. BIBLIOTECA del Editor
8. Fuentes del Blog
9. Post nº 1 del Blog

1. Blog
Twitter: @Clavijo859
(380 seguidores)
(Más de 6 millones de visitas)
Investigador del proyecto masónico-liberal
 "Nuevo Orden Mundial" para la "Nueva Era" 
Defensor de la Iglesia Católica, la Patria y la Familia
Información contra el virus ideológico de Satanás
Causante de la crisis religiosa, ética, social y política
Ap. 20,1: Yo, Juan, vi que un Angel descendía del cielo, 
llevando en su mano la llave del Abismo y una cadena.
El capturó al Dragón, la antigua Serpiente 
-que es el Diablo o Satanás- y lo encadenó por mil años.

2. Las Tesis del Editor
(Dogmas y Advocaciones Marianas)
CONSPIRACIÓN MASÓNICA
Ciencia y FE
(Evolución)
Reconquista e Imperio
Nueva ERA
5. Nueva Era 
(Yoga-Reiki)
(Feminismo-LGTB)
Cambio Climático
CONSTITUCIÓN MASÓNICA 1978
AUTOGOLPE MASÓNICO 1981
ATENTADO MASÓNICO 2004
LINAJES DEL REINO DE LEÓN
DEL BIGBANG AL APOCALIPSIS
SECESIONISMO VASCO: PNV y ETA
(PNV-ETA)
(Origen y Futuro)
(Represión Republicana)
      Dólar USA: Pirámide del PODER de 13 niveles
      Ojo de Horus-Shiva-Lucifer en Triángulo Masónico

    11. MEMORIA de los 80 muertos del ALVIA-Santiago
    Responsabilidades Mº. Fomento PSOE-ZP y PP-Rajoy
    Europa cuestiona la independencia de la investigación
    "Se concentra en la causa-directa, un error humano
    y no responde sobre las causas-raíz". 

    4. Los Posts Recomendados
RELIGIÓN
MASONERÍA
HISTORIA
POLÍTICA
CIENCIA
DIOS-Iglesia Católica-ESPAÑA-Hispanidad
Satanás-Anticristo-Masoneria
Nuevo Orden Mundial-Nueva Era-Ideologia de Género
  1. San Juan Apóstol. Apocalípsis (95 dC)
  2. Obispo Osio de Córdoba. Credo de Nicea (325)
  3. San Isidoro de Sevilla. Etimologías (630)
  4. Anónimo. Cantar de mío Cid Campeador (1235)
  5. Santo Tomás de Aquino. Suma Teológica (1274)
  6. Alfonso X el Sabio. Estoria de ESPAÑA (1284)
  7. Jorge Manrique. Coplas a la muerte de su padre don Rodrigo (1477)
  8. Isabel la Católica. Testamento (1504)
  9. San Juan de la Cruz. Poesías y Romances (1590)
  10. Pedro Calderón de la Barca. La vida es sueño (1635)
  11. Jaime Balmes. El Criterio (1845)
  12. Cardenal Newman. Perder y Ganar (1847)
  13. Donoso Cortés. Catolicismo, Liberalismo y Socialismo (1851)
  14. Juan de Mariana. Historia general de ESPAÑA (1854)
  15. Pio IX-Syllabus: Recopilatorio de los 80 Errores del siglo (1864)
  16. Gustavo Adolfo Becquer. Rimas y Leyendas (1870)
  17. Marcelino Menéndez Pelayo. Historia de los Heterodoxos Españoles (1882)
  18. Ana Catalina Emmerick. Visiones y Revelaciones (1880)
  19. León XIII-MASONERÍA (1884)
  20. Juan Vázquez de Mella. Congreso Anti-Masónico de Trento (1898)
  21. Católicos Alerta. Conjuración masónica anticristiana (1910)
  22. Rubén Darío. Obras Completas (1916)
  23. Giovanni Papini. Historia de CRISTO (1921)
  24. Monseñor Jouin. Protocolos de los sabios de Sión (1927)
  25. Modesto Lafuente y Juan Valera. Historia general de ESPAÑA (1930)
  26. Ernesto Giménez Caballero. Genio de España (1932)
  27. José Antonio Primo de Ribera. Discurso Fundación Falange 29/10 (1933)
  28. Ramiro de Maeztu. Defensa de la HISPANIDAD (1934)
  29. Hugo Wast. El Kahal y Oro (1935)
  30. G. K. Chesterton. Obras Completas (1936)
  31. Monseñor Guerra Campos. Franco y la Iglesia Católica (1937)
  32. Pío Baroja. Comunistas, Judios...y Masones (1938)
  33. Manuel García Morente. Idea de la HISPANIDAD (1938)
  34. C. S. Lewis. Cartas del Diablo a su sobrino (1942)
  35. Causa de Beatificación de la reina Isabel la Católica (1957)
  36. Tomás Borrás. Checas de Madrid (1966)
  37. Agustín de Foxá. Madrid de Corte a Checa (1970)
  38. Claudio Sánchez Albornoz. Orígenes de la Nación Española (1972)
  39. Francsco Franco. Testamento (1975)
  40. Cardenal Marcelo González Martin de Toledo. Ante Referendum Costitución Española (1978)
  41. Josep Pla. Testimonio de un Catalán del Siglo XX (1980)
  42. Blas Piñar. Combate por ESPAÑA (1980)
  43. Blas Piñar. Discurso Plaza Oriente 20-N (1981)
  44. Juan Pablo II. Catecismo de la Iglesia Católica (1993)
  45. Ricardo de la Cierva. Misterios de la Historia (1991)
  46. Ricardo de la Cierva. El triple secreto de la Masonería (1994)
  47. Ricardo de la Cierva. Las puertas del Infierno, Historia de la Iglesia jamás contada, desde Lutero (1995)
  48. Ricardo de la Cierva. La Hoz y la CRUZ, Auge y caida del Marxismo y de la Teologia de la Liberación (1996)
  49. Ricardo de la Cierva. Historia total de ESPAÑA (1997)
  50. Cardenal Ratzinger. DIOS y el Mundo (2000)
  51. Santa Faustina Kowalska. Diario de la Divina Misericordia (2001)
  52. Jesús Álvarez Gómez. Historia de la Iglesia (2001)
  53. Jon Juaristi. La tribu atribulada, el Nacionalismo Vasco explicado a mi padre (2002)
  54. Juan Pablo II-NUEVA ERA (2003)
  55. P. Juan Claudio Sanahuja. Desarrollo Sustentable (2003)
  56. Ramón Menéndez Pidal. Historia de ESPAÑA (2004)
  57. Luis Suárez Fernández. Isabel la Católica (2004)
  58. Luis Suárez Fernández. FRANCO (2005)
  59. Pío Moa. FRANCO, un balance historico (2005)
  60. Juan Pablo II. Memoria e Identidad-Patria (2005)
  61. P. Alfredo Sáenz. El Apocalipsis según Leonardo Castellani (2005)
  62. P. Gabriele Amorth. Exorcista del Vaticano (2007)
  63. Pío Moa. Quiebra de la Historia Progresista: Beevor, Preston, Juliá, Viñas...(2007)
  64. Vicente Cárcel Ortí. Caídos, Víctimas y Mártires de 1936 (2008)
  65. Nicolás Jouve. Explorando los genes. Del Big-Bang a la Nueva Biología (2008)
  66. Jesús Trillo-Figueroa. Revolución silenciosa, del Feminismo socialista a la "Ideología de Género" (2007)
  67. Scott y Kimberly Hahn. Roma, dulce hogar (2009)
  68. Joseph Nicolosi. Quiero dejar de ser Homosexual (2009)
  69. Manuel Guerra Gómez. La Evolución del Universo, de la Vida y del Hombre (2009)
  70. Ignacio Asuaga. Proyecto Zapatero (2010)
  71. Vittorio Messori. Leyendas negras de la Iglesia y de España (2010)
  72. Richard Cohen. Comprender y Sanar la Homosexualidad (2012)
  73. José Maria Macarulla. Las 4 Evoluciones del Universo (2012)
  74. P. José María Iraburu. CRISTIADA y Mártires de México (2013)
  75. P. José Antonio Fortea. Demonología y Exorcismos (2013)
  76. P. Gabriele Amorth. Acciones del Demonio: Masonería, Magia blanca,... (2013) 
  77. Sanguis et Aqua. Nuevo Orden Mundial (2013)
  78. Monseñor Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares. El Nuevo Orden Mundial al servicio del imperialismo transnacional del dinero (2014)
  79. Javier Paredes. Sor Patrocinio, la monja de las llagas, recibe en Madrid la visita de la Virgen del Olvido (2014)
  80. Monseñor José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián. El Voto Católico (2014)
  81. Michael O’Brien. El Padre Elías en Jerusalén en lucha con el Anticristo (2015)
  82. Pío Moa. Los Mitos del Franquismo (2015)
  83. Hazte Oir. ¿Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio? (2016)
  84. General Piñar/Coronel Manrique. Ejèrcitos Anulados en la Remodelación "democrática" (2016)
  85. Alberto Bárcena. Iglesia y Masonería (2017)
        (Píldora nº 1 del 6/11/2009)
      Si Amenábar en su película “Ágora” ensalza a los gnósticos del siglo IV será porque está en el ajo de la "Nueva Era", super-herejía y eslabón último de la cadena gnóstica, como denunció Juan Pablo II.
      El primer hereje del gnosticismo fue el mago Simón de Samaria en tiempos de los apóstoles. Desde San Ireneo, obispo de Lyon (siglo II), hasta Clemente XII (1738) y todos los Papas posteriores, el Gnosticismo es considerado como el principal enemigo del Cristianismo. Es la base filosófica y religiosa de la Masonería moderna.
      La "Nueva Era" es una religión sincrética que aglutina religiones orientales, herejías gnósticas e ideologías masónicas. Su objetivo es la destrucción de la Iglesia Católica mediante la sustitución, ya que los seres humanos por ley natural necesitan creer en algo superior y el ateísmo ha fracasado después de dos siglos. Relativismo, Ideología de género y Educación para la ciudadanía son los frutos perversos del Gnosticismo y la Masonería. 
      Una élite plutocrática de ideología masónica totalitaria está al servicio de Satanás. El gran desarrollo de la ciencia y la ingeniería psicosocial ha acelerado el proyecto de Gobierno mundial, documentado desde la carta de Pike a Mazzini (1871), conservada en un museo británico.