Píldoras Anti-Masonería

El blog CLAVIJO defiende los valores

de la Iglesia Católica y de España

amenazados por el proyecto masónico-luciferino

"Nuevo Orden Mundial"


e-mail: ClavijoEspana@gmail.com



lunes, 22 de septiembre de 2014

Carlos V fracasó contra Lutero y el Protestantismo. Rey de las Españas y de Alemania, emperador del "Sacro Imperio Romano Germánico", defensor de la Iglesia Católica (universal) contra Otomanos, Franceses, Protestantes y Anglicanos (1489)


Carlos V vencedor en Mühlberg-Tiziano
Carlos V emperador-Rubens

Carlos V fracasó contra el Protestantismo
(4 causas principales)
1. Francia (cristiana) se alió con el Papado y el Imperio otomano contra España y el Emperador (1526)
2. Imperio Otomano (islámico) asadió Viena y planeó la conquista de Roma, mermando la capacidad militar del emperador para sofocar las rebeliones de los herejes alemanes (1529)
3. Inglaterra (anglicana) financió a los herejes (1525-1659) en las Guerras de religión de los Protestantes (Anglicanos, Luteranos alemanes y holandeses, Calvinistas franceses) contra el Imperio Católico de Carlos V (España, Alemania, Austria, Italia, Borgoña, América)
4. Papado (político) retrasó, por la presión de Francia, la petición de Carlos V de convocar el Concilio de Trento para combatir teológicamente la herejía protestante (1545)

 Idea imperial de Carlos V

1519: Fallece su abuelo Maximiliano I de Habsburgo, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Carlos reunió en su persona los territorios procedentes de la cuádruple herencia de sus abuelos: Austria (Maximiliano), Borgoña (María), Castilla y León (Isabel la Católica) y Aragón (Fernando).

1520: En competencia con Francisco I de Francia, fue coronado Rey de Romanos en Aquisgrán y tres días después fue reconocido Emperador electo del "Sacro Imperio Romano Germánico". 

1530: Carlos fue coronado emperador del "Sacro Imperio Romano Germánico"  en Bolonia por el papa Clemente VII, que patrocinó su Ideario: la supremacía de la autoridad imperial sobre todos los reyes de la cristiandad y la asunción de la defensa del catolicismo. Esta concepción imperial fue la obra intelectual de españoles como Pedro Ruiz de la Mota, Hugo de Moncada o Alfonso de Valdés. 

El Imperio Islámico contra el Occidente Cristiano

1516: El príncipe musulmán Selim de Argel pidió ayuda al pirata berberisco Baba Aruj (Barbarroja), corsario al servicio del imperio otomano en el Mediterráneo occidental, para liberarse de España. Barbaroja acudió, pero tras expulsar a los españoles de la ciudad, mató a Selim y se autonombró rey de Argel. El cardenal Cisneros, regente de Castilla hasta la llegada de Carlos al reino, envió un ejército de 8.000 hombres al mando de Diego de Vera para reconquistar la ciudad, pero fueron rechazados.

1517: Aruj se apoderó de Tremecén y el gobernador español de Orán derrotó y mató al corsario, pero su hermano Jeireddín se proclamó rey de Argel. El emperador Carlos decidió reconquistar la ciudad, enviando a Hugo de Moncada al mando de una expedición naval de 7.500 soldados, que fracasó por una fuerte tempestad.

1526: El sultán otomano Süleiman I Kanuni, había exigido tributo al rey Luis II de Hungría. El joven rey húngaro hizo matar a los embajadores como respuesta y solicitó apoyo al emperador Carlos V, que tenía comprometidas sus tropas en Italia a causa de las agresiones de Francisco I de Francia, quien había prometido en carta escrita al sultán turco, cuando estaba preso en Madrid, que abriría un segundo frente en el oeste de Europa para ayudarle contra el emperador cristiano. El archiduque Fernando de Austria, hermano de Carlos V, fue elegido rey de Hungría después de la muerte de su cuñado Luis II en la batalla de Mohács, lo que provocó la preparación de la campaña contra Hungría y Austria. 

1529: El primer Sitio de Viena marcó el apogeo de la invasión otomana de Europa central por 200.000 turcos y jenízaros al mando del propio sultán Süleiman. Los defensores austriacos de Viena (unos 20.000) recibieron ayuda exterior, exigua pero decisiva: 1.000 lansquenetes alemanes al mndo del conde Nicolás de Salm, veterano de la batalla de Pavía, y 700 arcabuceros españoles enviados por la reina viuda María de Hungría, hermana del Emperador. Las constantes lluvias impidieron que los musulmanes utilizaran con efectividad las armas de fuego, que habían contribuido a la toma de Constantinopla, Rodas y Belgrado. Los jenízaros intentaron sin éxito asaltar las brechas de la muralla, pero las alabardas de los lansquenetes alemanes y los arcabuces de los españoles les cerraron el paso. Süleimán se retiró a mediados de octubre a Constantinopla. 

1532: Süleiman intentó de nuevo la conquista de Viena, pero encontró a los defensores apoyados por un gran ejército imperial bajo el mando de Fernando, hermano del emperador Carlos. Barbarroja logró expulsar a los españoles del Peñón de Argel y en 1533 se alió con Solimán, quien le nombró almirante de flota. Al año siguiente, el corsario tomó Túnez y, ante esta situación, Carlos organizó dos operaciones de diferente fortuna. La primera fue la conocida como la Jornada de Túnez, en 1535, por la que se le arrebató Túnez a Barbarroja y la segunda, la Jornada de Argel, en 1541, que fracasó debido al mal tiempo.

Francia contra el Emperador

Carlos I de España sostuvo cuatro guerras con Francisco I de Francia, que también aspiraba a la corona imperial, y al que Carlos exigía la devolución de Borgoña.

1521: Francia se apoderó del Milanesado y ayudó a Enrique II a recuperar el Reino de Navarra (anexionado en 1512). Sin embargo el monarca francés fue derrotado y hecho prisionero, junto al monarca navarro, en la batalla de Pavía (1525). Francisco fue llevado a Madrid en donde firmó el Tratado de Madrid (1526), por el cual se comprometió a: renunciar al Milanesado, Flandes e Italia, no apoyar al rey de Navarra y devolver Borgoña.

1527: El "Saco de Roma" por tropas, alemanas y españolas, mercenarias del emperador  Carlos, señaló una victoria imperial crucial en el conflicto entre el "Sacro Imperio Romano Germánico" y la Liga de Cognac: Francia, Milán,Venecia, Florencia y el Papado.

1535: Se inició la 3ª guerra con la invasión francesa del ducado de Saboya, aliado de la monarquía Habsburgo, con la intención de continuar hasta Milán. Acabó en 1538 con la firma de la tregua de Niza debido al agotamiento de ambos contendientes.

1542–1544: La 4º guerra concluyó por la reanudación de  las rebeliones armadas de los protestantes alemanes. Agotados, los dos monarcas firmaron la Paz de Crépy: España perdió territorios al norte de Francia, cercanos a Flandes, y Francia renunció a Italia y Países Bajos, entrando Milán en la política matrimonial de un enlace hispano-francés.

La herejía protestante de Lutero

1521: En la "Dieta de Worms", Fernando (hermano del emperador) fue nombrado Regente del Imperio y elevado al rango de Archiduque. Al mismo tiempo, el monje Martín Lutero fue declarado hereje, iniciándose el enfrentamiento religioso del Protestantismo contra la Iglesia Católica.

1526: La Dieta de Espira suspende el Edicto de Worms.

1529: Los seguidores de Lutero asumieron la denominación «protestantes» en cuanto ellos, reunidos en «órdenes reformadas», en el curso de la 2ª Dieta de Espira, protestaron contra la decisión del emperador de restablecer el Edicto de Worms.

1530: El emperador es coronado por el Papa y se dedicó integramente a solucionar los problemas que el luteranismo estaba creando en Alemania y en Europa, con el fin de salvaguardar la unidad de la fe cristiana contra el embate de los turcos musulmanes. En la Dieta de Augsburgo, Carlos confirmó el Edicto de Worms de 1521, es decir la excomunión para los luteranos.

1531: Como respuesta, los luteranos, representados por las llamadas «órdenes reformadas», crearon la Liga de Esmalcalda. Tal coalición, dotada de un ejército y de una caja común, fue llamada también la «Liga de los protestantes».

1545: Reconociendo que era necesaria una reforma y para intentar resolver el problema, el pontífice Paulo III convocó al Concilio de Trento, que ni el Emperador ni el Papa convocante vieron la conclusión.

1546: Tras la negativa de los protestantes a reconocer el Concilio de Trento, el emperador comenzó la guerra con tres ejércitos: uno armado por el pontífice, al mando de Octavio Farnesio; otro austríaco mandado por Fernando de Austria y otro de los Países Bajos al mando del Conde de Buren. También apoyaba al emperador, Mauricio de Sajonia que había sido hábilmente apartado de la Liga de Esmalcalda.

1547: Carlos V consiguió una contundente victoria en la batalla de Mühlberg. Poco después los príncipes alemanes se retiraron y se subordinaron al Emperador. 

1548: La Dieta de Augsburgo decidió en secreto (Interim imperial) gobernar la Iglesia en espera de las resoluciones del Concilio. En el ínterin se reafirmaba la doctrina católica, pero se permitía la comunión por las dos especies y el matrimonio del clero.

1552: Tras la victoria imperial sobre la Liga de Esmalcalda, muchos príncipes protestantes estaban descontentos con los términos religiosos del Interim de Augsburgo, impuesto tras la derrota. Liderados por Mauricio de Sajonia, formaron una alianza con Enrique II de Francia en el Tratado de Chambord. A cambio de apoyo financiero francés y asistencia, le prometieron a Enrique la posesión de Tres Obispados (Metz, Verdún y Tolón) como vicario del Imperio. En la consecuente guerra de príncipes, Carlos tuvo que huir a Carintia ante el avance de Mauricio de Sajonia, mientras que Enrique capturó las fortalezas de Metz, Verdun y Tolón. En la guerra con Francia, el archiduque Fernando, como rey de Romanos, negoció la paz con los protestantes en el tratado de Passau, que garantizaba la libertad de culto a los protestantes.

1555: El emperador Carlos no logró su anhelado deseo de unificar política y socialmente a los alemanes, por lo que se vio obligado a suscribir la «Paz de Augsburgo» que reconocía su derecho de adherirse al luteranismo. 

Imprime esta entrada