Píldoras Anti-Masonería

El blog CLAVIJO defiende los valores

de la Iglesia Católica y de España

amenazados por el proyecto masónico-luciferino

"Nuevo Orden Mundial"


e-mail: ClavijoEspana@gmail.com



viernes, 21 de febrero de 2020

Expediente Royuela: La mayor trama criminal y de corrupción de España

Expediente Royuela
La mayor trama criminal y de corrupción de España
El Español Digital
10/2/2020 
José María Mena Álvarez Desde el reciente salto a internet [i] de la trama criminal descubierta por la familia Royuela, la importancia de la noticia, silenciada y atacada, por supuesto, por los Media, hace imprescindible un mínimo estudio del tema y su difusión.

La Fiscalía no tiene valor a denunciar por injurias o denuncias falsas las informaciones y acuasaciones relativas a más de 1.300 asesinatos documentados (el 60% de ellos por encargo del PSOE, un 35% pagados por particulares y el resto por intereses o favores personales), porque tendrían que asumir más de 37 mil manuscritos del ex-fiscal José María Mena Álvarez que tienen los Royuela. Tampoco instruye ningún juzgado nada. Silencio total.

Fundamentalmente de la mano de los Royuela, empecemos por un resumen de las biografías de los miembros de esa familia y de los principales actores de esta trama,

Principales personajes 
Alberto Royuela Fernández, de 81 años, padre de seis hijos, maestro industrial electricista que ha trabajado fundamentalmente de su empresa de electricidad (tenía 180 empleados) y como “subastero”, es decir, experto en pujas en las subastas judiciales. De madre y familia vasca pero que siempre ha vivido en Barcelona. Su madre murió cuando tenía cuatro años y su padre cuando tenía cinco. Tubo tres hermanos evacuados con seis y siete años a la URSS durante la guerra, uno de los cuales llegó a ser Teniente Coronel del Ejército Rojo, a los que conoció con 25 años, y que a la vuelta se afiliaron al PSUC (Partido Socialista Unificado de Cataluña, de ideología comunista).

Alberto se ha definido a sí mismo en muchas ocasiones como falangista “joseantoniano y nacional sindicalista”, añadiendo que perteneció a los Servicios de Información del Régimen anterior (“asuntos internos” del Movimiento). En 1971, cuando era Consejero Local del Movimiento por Barcelona, interpuso una denuncia contra el Opus Dei por actos contra el Movimiento Nacional. En 1976, siendo por entonces secretario general de la Hermandad Nacional de la Guardia de Franco, fue detenido por motivos políticos arbitrarios; al año siguiente prácticamente desapareció la Hermandad por trabas administrativas y persecución policial.

Aquello fue el inicio de una numerosísima serie de infundadas detenciones políticas por los más variados motivos, seguidas de posteriores puestas en libertad sin condenas: declaraciones sobre el paradero de los secuestrados Oriol y Villaescusa en febrero de 1977, atentado contra el semanario satírico El Papus en septiembre de 1977, asalto al Banco Central de Barcelona en mayo de 1981 aplicándole la ley “sin ninguna prueba” según sus declaraciones, incidentes en la Plaza de Oriente de Madrid el 20N de 1981, etc, etc [ii].

En 1982 Fuerzas Eléctricas de Cataluña SA (FECSA) empezó a subcontratarle trabajos cada vez peores, teniendo que cerrar su empresa y dedicarse a las subastas para aprovechar su experiencia, llegando a ser determinante en los remates judiciales en los años 80. En ese negocio frecuentemente sufría denuncias o eran paralizadas las subastas, lo que hacía pensar a sus abogados que eran instigadas por los fiscales [iii].

Sobre el año 1992 descubrió que todos sus teléfonos estaban “pinchados”
Pero en 1993 murió su hijo Javier Royuela Samit, oficialmente por una sobredosis de droga; antes había tenido otras dos. Estuvieron buscándolo todo un día hasta que una policía municipal les avisó de que había aparecido “muerto en la calle San Pablo, enfrente de la Guardia Civil”.

En el atestado ponía “varón no identificado de raza árabe”, y también en las actuaciones del juzgado, a pesar de que el cadáver portaba su DNI. Además, en comisaría dijeron que les habían estado llamando a casa, lo que no cuadra con la falta de identificación. Aunque la familia armó jaleo, la cosa quedó ahí, como algo extraño y como mala praxis judicial.

Estuve yendo todas las semanas durante tres años al cementerio, hasta que un día encontró pintadas en que decían: “un Royuela menos”. 

Juan Alberto Belloch, el Ministro de Justicia e Interior en 1994/96, con sus Secretarias de Estado Mª Teresa Fernández de la Vega (Justicia) y Margarita Robles (Interior). Y los ya jubilados fiscales Mena y Jiménez Villarejo 

A partir de aquí se cruzan en su vida los fiscales Carlos Jiménez Villarejo y José María Mena Álvarez, e incluso Margarita Robles Fernández (León, 1957), quien presidió la fue la primera mujer que presidió una Audiencia Provincial de Barcelona, con 34 años, entre 1991 y 1993.

Cada vez que ganaba una subasta era denunciado por abogados laboralistas por “maquinar para alterar el precio de las cosas”. En uno de los juicios la juez Margarita Robles le condenó a tres años y medio; por lo general las condenas a más de tres años las apelaba a Madrid y siempre acababa ganando el juicio tras su repetición sin intervención de ningún juez que hubiera participado antes.

Debido a todo esto comenzó a hacer averiguaciones y se enteró por su hermano Fidel, que aún conservaba muy buenos contactos en Rusia, que ambos fiscales pertenecían a la organización “Bandera Roja” y estaban a las órdenes del Kremlin. Villarejo y Mena militaban formalmente al PSUC (siendo uno malagueño y el otro burgalés), respectivamente fundaron la asociación Justicia Democrática (1972, clandestina, juntos ambos) y la Unión Progresista de Fiscales (1980), y fueron Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, respectiva y sucesivamente, entre 1987/1995 y 1996/2006. E ahí la motivación política de la persecución. 

Más adelante, por otros contactos, Alberto supo que había una especie de “servicio secreto del PSOE”, en gran medida diseñado por Juan Alberto Belloch (fundador en 1984 la Asociación Pro Derechos Humanos del País Vasco y portavoz del colectivo progresista Jueces para la Democracia, Vocal del Consejo General del Poder Judicial entre 1990/93 y por entonces Ministro de Justicia e Interior con Felipe González -1993/96-), con la colaboración de Margarita Robles, su Secretaria de Estado de Interior, y al que Mena y Villarejo pertenecían.

A través de un amigo venezolano, Santiago Ospedales, Alberto pudo hacerse con documentos relativos a sus cuentas bancarias en Venezuela y otras naciones, informaciones que comprobó a través de Interpol y otros organismos, interponiendo con esa documentación una denuncia, en el Juzgado nº 32 de Barcelona, contra Mena, Villarejo y su círculo más cercano. La no fue admitida a trámite y, encima, además de acusarle de actuar por motivos de odio y políticos, fue sometido a una pericial para demostrar que estaba loco, cosa que, lógicamente, no cuajó. El juez venezolano que envió aquellas pruebas murió a consecuencia de un accidente [iv].

En 1999 Alberto fue condenado en firme por el Tribunal Supremo, por una sentencia impuesta dos años antes por el tribunal que presidía Gerard Thomas Andreu, por falsificación en documentos privados a dos años de cárcel por falsificación en documentos privados y estafa; previamente, en 1995 y por esta causa, la juez Rosario (Roser) Aixandrí i Tarré decretó la prisión preventiva de Royuela durante poco más de dos meses.

Entre octubre de 2000 y junio de 2001 Alberto interpuso otras denuncias contra Villarejo, el Presidente de la Sección Novena de la Audiencia de Barcelona, Gerard Thomas, y la Magistrada de Instrucción, Aixandrí, con el resultado de que fue condenado a año y medio de cárcel y multa de 12.960 € por un delito continuado de acusación y denuncia falsa, condena que no cumplió por ser menos de dos años y no tener antecedentes penales.


Prueba documental (trascripción y fascímil) de las órdenes de persecución de Mena a los Royuela En 2001 fue detenido su hijo Santiago Royuela Samit por fabricar una bomba casera y colocarla en un centro de okupas donde se iba a celebra un concierto-homenaje a separatistas vascos; la bomba solo causó heridas a dos de los colocadores.

En 2005 fue condenado a seis años de cárcel por “terrorismo no en banda armada”; más adelante se demostró por los papeles de Mena que éste forzó aquella condena. Santiago, licenciado en físicas, en su día militante de AUN y PxC, pasó en prisión casi 10 años por dos juicios de faltas, el anteriormente citado y otro casi continuación del mismo, por arrojar el teléfono móvil a otra persona, por lo que fue condenado a tres años y medio; salió de prisión definitivamente en 2016. Ha escrito el libro “El Fiscal”, auto-editado, que narra su vida en prisión y el entorno de Mena, quien reconoció en sus papeles actuar contra él para frenar a su padre.

En 2003 el padre, Alberto Royuela, que había participado en la formación del partido político Plataforma per Cataluña (PxC) el año anterior, fue condenado por “denuncias falsas” de evasión de capitales contra Mena, Jiménez Villarejo y otros. Dos años después fue encausado por “vender cuadros robados”, hechos que se habían producido en 1998. 

En resumen, con independencia de posibles prácticas poco elogiables, los Royuela habían sufrido hasta entonces una clarísima y dura persecución por la prensa y los organismos políticos y judiciales. 

 
Morín, su mujer y uno de sus abortorios en Barcelona
Mena era su socio secretamente y también proporcionaba clientes a comisión, además de almacenar su archivo en una de las clínicas Pero la Providencia puso en 2004 el comienzo del fin de la mano de la cadena de TV pública danesa DR, con su reportaje con cámara oculta de los abortorios del “Doctor” Carlos Morín. En sus barcelonesas clínicas Ginemedex, T.C.B y Emecé se hacían ilegales abortos tardíos de incluso siete y ocho meses (hasta 33 semanas) a mujeres que venían de Francia, Gran Bretaña, Holanda, Alemania e incluso Australia, constituyendo un vergonzoso caso emblemático a nivel mundial. Tras una larga batalla, el partido Alternativa Española (AES), fundamentalmente, y el Centro Jurídico Tomás Moro (inicialmente también E-Cristians), consiguieron que el Tribunal Supremo condenara en 2018 a un abortista por primera vez, cerrando sus tres clínicas.

Morín 
Cuenta Alberto Royuela que Fernando Durán Salmerón, un camarada suyo de la Guardia de Franco, le contó que Mena era socio encubierto de su cuñado, el doctor Morín, y que por ello sabía que en una de sus clínicas tenía un zulo muy grande, al que solo tenían acceso Mena y otras dos personas, con documentación. Le puso en contacto con tres personas de la clínica y estos, un buen día, le dijeron que, debido a la denuncia por los abortos ilegales, les habían ordenado destruir la documentación de Mena. Alberto compró secretamente la documentación por 80.000 €; luego la trasladó a Francia, pagando por ello otra suma de dinero.

Allí se examinaron las 36.000 carpetas, cada una con unas 15/20 hojas manuscritas por Mena y sus colaboradores, descubriéndose la trascendental importancia de su contenido, incluido el asesinato de Javier Royuela, el cual Mena no ordenó pero sí encubrió. También se hicieron en Francia tres peritajes caligráficos para certificar la autoría de todos los manuscritos.

Tras ello, Alberto Royuela y su hijo Santiago se dedicaron a estudiar la documentación, trascribirla literalmente y organizarla, para poder emplearla en denuncias y difundirla a través de las redes sociales y de su página web. Antes de ello, en 2006, Alberto puso una denuncia en el Tribunal Supremo, pues Mena era aforado al ser desde 1996 Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Pero todo eso merece un espacio mayor para su merecida exposición.

[i] Corrupción en la Fiscalía de Cataluña. http://www.javierroyuelasamit.com/.
Imprime esta entrada

jueves, 20 de febrero de 2020

El hermético mundo de los masones en Chile | Muy buenos días | Buenos dí...


Imprime esta entrada

Ricardo de la Cierva: Masones en PP y PSOE

Muchos masones en el Partido Popular
Santiago Clavijo
2o/2/2020

Ricardo de la Cierva presentó ayer su último libro en una entrevista en el programa La Linterna de la COPE realizada por el periodista César Vidal y la colaboración de María Claver, Gotzone Mora y Mayte Alfageme.

El libro se titula “La Infiltración”, y es el propio subtítulo el que aclara un poco más cuál es el objeto de estudio: “La infiltración marxista y masónica en la Iglesia española y universal del siglo XX”. Publicado por editorial Fénix, propiedad del propio autor, que cuenta con innumerables obras sobre este tema en especial, el marxismo y la masonería en la Historia de España.

Ricardo de la Cierva confesó ayer que el actual es un libro que tenía pendiente por los contactos personales con masones que él tiene, incluido algún “alto miembro de la Iglesia”. También afirmó que “no se puede ser religioso y masón a la vez”, en referencia a algún amigo creyente aunque masón que ocultó al autor su pertenencia a la Masonería durante años.

De la Cierva continuó dando una definición muy concreta de la Masonería: “una secta satánica cuya finalidad es la destrucción de la Iglesia Católica” y matizó diciendo que “todos los satánicos son masones aunque no todos los masones son satánicos”. Aclaró que, según sus profundos y abundantes estudios sobre la secta masónica, la Masonería moderna es satánica, mientras que la masonería que construyó las catedrales en Europa (antes del siglo XVIII) era profundamente cristiana.

El historiador y filósofo hizo un sucinto repaso de la trayectoria religiosa de la Masonería: si bien tuvo orígenes cristianos, pasó al agnosticismo o paganismo moderno, totalmente anticristiano. El autor recordó que a esa conclusión ya llegó en su día el Papa León XIII. Además, informó de que actualmente hay muchas clases de masonerías, la mayoría agnósticas, pero también alguna simplemente atea.

Sobre la infiltración marxista en la Iglesia, De la Cierva contó un síntoma claro del que tuvo conocimiento de primera mano: el reclutamiento comunista del padre Llanos, jesuita. Asimismo, confirmó la profunda infiltración que sufrió la Compañía de Jesús.

Siguiendo con la infiltración marxista en la Iglesia Católica en España, Ricardo de la Cierva aseguró que “comienza tras el fracaso rotundo del maquis”. En este punto, el autor no quiso dejar sin aclarar que los maquis no eran luchadores por la libertad ni por la democracia, sino “hijos de Stalin”. Y cuando la invasión fracasó, entre el año 1948 y 1949, Santiago Carrillo y Dolores Ibárruri “Pasionaria” ordenaron, siguiendo indicaciones de Moscú, cambiar la estrategia. Dio comienzo la infiltración.

En España la infiltración marxista fue en muchas instituciones eclesiales pero, según De la Cierva, las dos fundamentales fueron en Comisiones Obreras (CCOO) y en Acción Católica. CCOO era, antes de la intervención marxista, el sindicato católico y el más importante en España. Acción Católica, por su parte, era la institución con más capacidad de influencia en los jóvenes, teniendo cerca de millón y medio de componentes.

Hablando de personajes concretos, Ricardo de la Cierva declaró tajante que el asesinato de José Calvo Sotelo fue un crimen puramente masónico y recordó que los propios masones le habían condenado a muerte.

Sobre el padre José Antonio Ferrer Benimeli, jesuita e historiador, experto en masones, el autor confesó que conocía desde hace años su condición de masón y su pertenencia al Grande Oriente de Francia, la peor masonería a juicio de De la Cierva.

Acerca del padre Álvarez Lázaro, también historiador, el autor aseguró que es masón.
Y sobre él mismo, De la Cierva relató que fue tentado varias veces a entrar en la masonería y todas y cada una de ellas rechazó la oferta. Asimismo añadió que tal rechazo fue por influencia directa de su padre.

Ricardo de la Cierva dijo durante la entrevista en la Cope que, durante la Segunda República, los masones se situaban en la izquierda y que no había ninguno en la derecha. Sin embargo, según el mismo historiador, actualmente “hay muchos masones en el PP”.

A la pregunta de su Rodríguez Zapatero es masón, Ricardo de la Cierva contestó que no le cabía duda: si no porque el presidente del Gobierno lo admitiese, si porque “por sus obras los conoceréis”. Rotundo, Ricardo de la Cierva dijo que “Educación para la Ciudadanía es un proyecto masónico como una casa hecho por una logia masónica (que se llama) Cives”. Además, aseguró que la ministra de Educación sabe que EpC es masónica y que fue hecha por masones.

Así, Ricardo de la Cierva dio un rápido paseo por los temas centrales de su libro: “La Infiltración”, publicado por la Editorial Fénix y que ya se puede encontrar en librerías.

Relacionado

Imprime esta entrada

Plataforma contra la apología del marxismo: «Exigiremos la retirada de todos los vestigios comunistas en los espacios públicos»


Plataforma contra la apología del marxismo
19/2/2020
«Exigiremos la retirada 
de todos los vestigios comunistas 
en los espacios públicos»

REMITIDO: El pasado dieciocho de septiembre del pasado año 2019, el Parlamento europeo aprobó una resolución común sobre la importancia de la memoria histórica europea para el futuro del continente, en donde se condena expresamente los horribles crímenes cometidos por los comunistas en toda Europa sin excepción, equiparándolos a los cometidos por los nazis, aunque éstos fueran muchos menos (más de 100 millones del comunismo).

Esta Ley de Memoria Histórica Europea considera textualmente que “deben mantenerse vivos los recuerdos del trágico pasado de Europa, con el fin de honrar la memoria de las víctimas, condenar a los autores y establecer las bases para una reconciliación basada en la verdad y la memoria” y “pone de relieve que la Segunda Guerra Mundial, la guerra más devastadora de la historia de Europa, fue el resultado directo del infame Tratado de no Agresión nazi-soviético de 23 de agosto de 1939, también conocido como Pacto Molotov-Ribbentrop, y sus protocolos secretos, que permitieron a dos regímenes totalitarios, que compartían el objetivo de conquistar el mundo, repartirse Europa en dos zonas de influencia”.

El Parlamento Europeo “pide a todos los Estados miembros de la Unión ―incluida España―, que hagan una evaluación clara y basada en principios de los crímenes y los actos de agresión perpetrados por los regímenes comunistas”, denunciando que en algunos Estados miembros siguen existiendo en espacios públicos (parques, plazas, calles, etc.), monumentos y lugares conmemorativos que ensalzan los regímenes comunistas.

Éste es el caso de España, donde la aplicación de la nefasta Ley de Memoria Histórica de 2007 ha supuesto el anatema y la retirada de los vestigios de la España de Franco, y la pervivencia en los espacios públicos de homenajes a personajes que fueron responsables de fechorías y crímenes de la República y el Frente Popular, de lo que se ha venido en llamar El Terror Rojo, vestigios del marxismo que atentan contra lo establecido en la resolución del Parlamento Europeo, que conmina a que sean retirados.
Asimismo, es de hacer notar que la pervivencia de la apología del marxismo en espacios públicos atenta contra esa misma Ley, no solo contra las resoluciones europeas. Así, en en su artículo 2 (apartados 1 y 2) se «declara el carácter radicalmente injusto de todas las condenas, sanciones y cualesquiera formas de violencia personal producidas por razones políticas, ideológicas o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil», apartado en el que hay que incluir consiguientemente las víctimas que padecieron persecución por parte de grupos adscritos al Frente Popular debido a sus ideas políticas conservadoras o a su práctica religiosa, persecución en cuya dirección destacaron las personas antes mencionadas, las cuales, además de ordenar y/o amparar la represión, hicieron claros llamamientos para provocar la Guerra Civil, como fue el caso de Largo Caballero e Indalecio Prieto.

La supresión de todos los vestigios que hacen referencia a las personas implicadas en la represión por parte del Frente Popular es un imperativo legal para respetar la memoria de los represaliados y sus descendientes, que serán por tanto acreedores a las indemnizaciones y reconocimientos que marca la citada Ley de Memoria Histórica, sin que proceda discriminar a estas víctimas por el motivo de pertenecer al bando vencedor. La retirada de toda simbología comunista de nuestros espacios públicos se debe entender «como expresión del derecho de todos los ciudadanos a la reparación moral y a la recuperación de su memoria personal y familiar» (Artículo 2, 1), evitando así la humillación de quienes fueron represaliados por la República y el Frente Popular.


Asimismo, en el Artículo 15 (Símbolos y monumentos públicos, apartado 1), se afirma que «Las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil…»). En este sentido, la permanencia en nuestros espacios públicos de homenajes y reconocimientos a un conjunto de personas pertenecientes al Frente Popular que alentaron y promovieron el desencadenamiento de la contienda y la represión de víctimas inocentes es un hecho que atenta contra el ordenamiento jurídico de la citada Ley, por lo cual deben ser exonerados de los espacios públicos.

Con este motivo, amparándose en esas resoluciones y en la citada Ley española, la ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE ABOGADOS CRISTIANOS y un grupo de historiadores han creado la PLATAFORMA CONTRA LA APOLOGÍA DEL MARXISMO, que se presentará a los medios en un acto a realizar el próximo día 28 de febrero, a las 18.30 horas, en el Centro Gallego de Madrid.

Sus objetivos son los siguientes:
– Exigir la ilegalización de la simbología marxista: bandera roja con la hoz y el martillo, el canto de la internacional, y el puño en alto, pues suponen la encarnación de una ideología marxista que ha provocado muchas víctimas en España, y su ostentación va contra la dignidad de los descendientes de esas víctimas, cuyos verdugos hacían ostensión de esos símbolos y gestos.

– Exigir la inmediata retirada de los espacios públicos de toda España de los homenajes a los personajes que tuvieron mayor protagonismo en el Terror Rojo: Largo Caballero, Indalecio Prieto, Dolores Ibárruri, Santiago Carrillo, Lluis Companys, etc.

– Exigir la retirada de los homenajes a todos aquellos personajes locales que destacaron por su marxismo violento en tantas localidades españolas.

– Exigir la ilegalización de todas aquellas fundaciones, observatorios, talleres, instituciones, etc. en las que se haga apología del marxismo, y consiguiente retirada de todas las subvenciones de las que disfrutan en la actualidad.

– Exigir la ilegalización de todos los partidos políticos que cuenten con el marxismo como sustrato ideológico, y en los que se homenajee a los sanguinarios dictadores que ha producido el comunismo a lo largo de su fatídica historia.

– Exigir que, como señalan las resoluciones ya expuestas del Parlamento europeo, se incluya en los planes de estudio de las enseñanzas regladas el estudio de los horrores de los crímenes marxistas, haciendo especial énfasis en el terror Rojo que sufrió España.

Para llevar a la práctica este programa, la Plataforma está elaborando un sitio web, llamado PLATAFORMA CONTRA LA APOLOGÍA DEL MARXISMO, donde se mostrará la MOCIÓN que ha elaborado ABOGADOS CRISTIANOS, moción que se presentará a los concejales de VOX de todos los municipios donde hubiera vestigios marxistas, con la intención de que éstos la presenten a los Plenos municipales, con vistas a la retirada de esos vestigios ―se dice VOX, pero por supuesto que puede ser presentada por cualquier otra agrupación partidista municipal que se quiera encargar del tema―.

Las mociones que se refieran a los principales responsables de los crímenes marxistas se presentan ya totalmente elaboradas en la web, por lo cual están ya listas para ser llevadas a los plenos. En cuanto a las mociones que atañen a personajes más secundarios, presentamos un modelo de moción al que habría que añadir por parte del denunciante los hechos criminales por los cuales se presenta, referida a un determinado personaje o hecho local.

Junto a esto, en el sitio web también habrá abundante documentación sobre los documentos que resaltan los crímenes de los que son responsables ―por acción u omisión― los personajes ya mencionados, para que cualquier ciudadano español pueda disponer de la información que necesite para sus denuncias.

En el caso de que no haya ninguna concejalía que presente la moción, o en el caso de que ésta sea rechazada en el Pleno, la moción pasará inmediatamente a convertirse en denuncia, entrando ya en el plano judicial, para lo cual el ciudadano o los ciudadanos que estén llevando el caso deberán ponerse en contacto con ABOGADOS CRISTIANOS, que se harán cargo de llevar adelante la denuncia, que podrá ser anónima.

En el sitio web señalado también habrá un modelo de denuncia, que se rellena muy fácilmente.

También podrá visionarse en la web un listado de las principales localidades donde existen vestigios marxistas en sus espacios públicos, conminando a los ciudadanos a combatir estas pervivencias, así como aquellas otras de carácter más local.

El objetivo de la plataforma es que cualquier ciudadano español denuncie cualquier vestigio marxista que exista en su localidad, para que la Ley de Memoria Histórica se aplique con arreglo a las resoluciones europeas.

La Plataforma hace un llamamiento a toda la ciudadanía a colaborar con esta iniciativa, cuyo objetivo es sacar a la luz el Himalaya de crímenes del Terror Rojo, y esclarecer la verdad de nuestra historia.

Imprime esta entrada

Cardenal Cañizares: "Hay que rezar por España, Para DIOS nada hay imposible, A Dios rogando y con el mazo dando”

Hay que rezar por España
Salvador Fontenla 
2020-01-14 

El cardenal español Antonio Cañizares, en carta abierta a primeros de este año, ha pedido “encarecidamente y me pongo de rodillas ante todos, que a partir de hoy, y en los días sucesivos mientras no se aclare el futuro incierto que vivimos ahora en España, que en todas las Iglesias se ore por España, que se eleven oraciones especiales por España, que en todas las Misas se ore por España, en los conventos de vida contemplativa se ore intensamente por España. La situación urge y apremia. Para Dios nada hay imposible”. Llamamiento que nos recuerda las sabias sentencias de “acordarse de Santa Bárbara cuando truena”, “a Dios rogando y con el mazo dando” y a la cínica cuarteta “vinieron los sarracenos / y nos molieron a palos / que Dios ayuda a los malos / cuando son más que los buenos”, aunque, más bien en este caso, los primeros han sido más astutos y los segundos más cobardes.

Pero, ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? La raíz está en la constitución de 1978, sin cortes constituyentes. También sabemos que no se engendró por los “sabios padres de la constitución”, sino por una camarilla en restaurantes. Esta constitución tuvo tres actores: los que la propugnaron, los que consintieron y los que se opusieron.

La constitución no era una finalidad para los que la propugnaron, sino un medio para avanzar hacia una república socialista (partidos marxistas) y hacia el separatismo (partidos nacionalistas), e inocularon en ella los huevos de la serpiente. La UCD, partido de centro y en el gobierno, se limitó a consentir por cobardía y por un plato de lentejas: “café para todos”. El partido de derechas AP se opuso a su aprobación, consciente de sus graves defectos, pero en su constante y acomplejada emigración a la busca del centro (progresivamente más escorado a la izquierda) se ha aferrado. paradójicamente, a la constitución, como el náufrago que desesperadamente se agarra a un ataúd de madera flotante.

La independencia del poder judicial.
La división de poderes (legislativo, ejecutivo y judicial), atribuida a Montesquieu, es un principio básico de toda democracia real. “Casualmente” la división de poderes no se formula expresamente en ningún artículo de la constitución española, aunque se “puede inferir” en su articulado (un huevecito de la sierpe inoculado).

El partido socialista con mayoría parlamentaria acabó con esa supuesta independencia, porque esta no se plegaba a sus intereses partidistas, para lo que cambió la ley, para que los políticos eligieran a los vocales del consejo del consejo del poder judicial. Alfonso Guerra, vicepresidente del gobierno, se jactó de ello: ¡Montesquieu a muerto”! Ninguna alta institución del estado salió por televisión, aunque fuera de madrugada, para parar este golpe de estado, a uno de sus pilares básicos. Nadie protestó. Pero, cuando el PP ganó las elecciones, no le interesó devolver la independencia a los jueces, para poder seguir influyendo: una vez por ti y otras por mí.

La igualdad de los españoles ante la ley es papel mojado. Depende, entre otras cosas, del sexo y de la ideología política.

La monarquía ninguneada.
El rey es el jefe supremo de las Fuerzas Armadas, según la constitución, “sin matices y sin paliativos”.
La ley de la defensa nacional de 1984, de inferior rango que la constitución, da al presidente del gobierno la dirección de la política de defensa, y que ejerce su autoridad para ordenar, coordinar y dirigir la actuación de las FAS. Pero, por otro lado, los ejércitos deben mantener la neutralidad política, como una institución fundamental del estado, por su alta y exclusiva misión, organización y permanencia.

Para mantener la neutralidad política es imprescindible que los partidos políticos no interfieran, de forma espuria, en los fundamentos morales y éticos de la institución, que deben de estar por encima de los vaivenes partidistas de los políticos. Citaremos algunos ejemplos:
Las Fuerzas Armadas, según la constitución, están compuestas por los ejércitos de Tierra, Mar y Aire. ¿Por qué retorciendo la constitución, una vez más, se han sacado de las Fuerzas Armadas a los cuerpos comunes y a la UME? Ergo no son fuerzas armadas y, en caso de conflicto, ni siquiera beligerantes.

Los ascensos y las condecoraciones. ¿Cuántos ascensos y condecoraciones ha habido fuera de toda norma, y al contrario? ¿Las reales órdenes militares de San Fernando y San Hermenegildo son verdaderamente soberanas? Para “que nadie tenga nada que esperar del favor ni temer de la arbitrariedad”
El artículo 21 de las RROO. Tradición militar en los Ejércitos: “Los miembros de las Fuerzas Armadas se sentirán herederos y depositarios de la tradición militar española. El homenaje a los héroes que la forjaron y a todos los que entregaron su vida por España es un deber de gratitud y un motivo de estímulo para la continuación de su obra”. Héroe es oficialmente el que tiene concedida la cruz laureada de San Fernando y los caídos no deben ser tratados de forma vergonzosa. Es una cuestión, más que jurídica, de honor militar.

El rey, en la Pascua Militar, conmemora la recuperación de Menorca de manos inglesas felicitando a sus ejércitos (¿Cuándo conmemoraremos la recuperación de Gibraltar?). Felicitación que debiera ser contestado por los felicitados (por un militar) y no por un político, abrogándose una representación espuria. Los militares solo forman parte del decorado de una opereta en el Palacio Real.
El Generalísimo Franco ha sido barrido de los cuarteles y de las efemérides cuarteleras. Cuando es, además de héroe reconocido oficialmente (por ser laureado) el más insigne militar español de, al menos, la Edad Contemporánea, y al que la corona se lo debe todo, todo. Su pecado es haber liberado a España del comunismo; mientras que los nombres y efigies de los santificados comunistas y terroristas campean por las calles y plazas españolas.

No es una virtud la ingratitud, que recuerda el trato dado al general Primo de Rivera, después de haber resuelto la papeleta política nacional y acabar la Guerra de Marruecos, con éxito. La lealtad es bidireccional.
No es competencia de la administración de defensa cesar y arrestar a un general, de forma antirreglamentaria, por recordar la misión constitucional de las Fuerzas Armadas. Tampoco que un ambiguo ministro de defensa (para complacer a los separatistas) mande borrar el lema “A España servir, hasta morir” de la Academia de Suboficiales, que no de sus corazones, y nadie lo ha repuesto.

El rey, a pesar de la ley anteriormente citada, tiene capacidad de decisión sobre estos temas y otros, porque leyes y reales decretos requieren obligatoriamente su firma, necesaria para que, jurídica y constitucionalmente, el gobierno pueda ejecutar.

La monarquía tiene muchos enemigos, porque es difícil justificar que un cargo político, militar, jurídico, empresarial, etc. sea hereditario y que sea política y jurídicamente irresponsable. Es un principio básico, en toda organización administrativa, que órgano que no tiene funciones se atrofia y, más pronto que tarde, cae.
La historia de la España Contemporánea no avala a la monarquía hereditaria, ni por su eficacia ni por su ejemplaridad.

La república bolivariana de España.
Los movimientos revolucionarios no se combaten desde la "legalidad vigente", porque como estamos viendo se aprovechan de ella, para sobrepasar el "marco jurídico vigente" insuficiente para resolver el conflicto político que ellos mismos han provocado, y que la inacción de los "tontos de viaje" ha alimentado.

Estamos en un movimiento revolucionario que, como es de libro, retuerce las leyes y las instituciones, siempre a su beneficio. Están en ello los partidos separatistas y los postcomunistas, que no ocultan su objetivo de una república plurinacional de tipo bolivariana.

Llevan mucha ventaja, muchísima, en el campo cultural y educación y en la propaganda (medios de comunicación social), porque durante muchísimos años los responsables han dejado por cobardía y cortoplacismo (por un plato de garbanzos) España a pie de los caballos. Me refiero a los padres putativos de la constitución y demás caterva de políticos y partidos políticos (UCD, PSOE, CDS, AP, PP).

La revolución, como estamos viendo, ha empleado la violencia de ETA con éxito. Ahora la siguen utilizando, pero de forma controlada, limitada y dirigida, porque saben por experiencia que les dará sus réditos. Si provocan una reacción desmedida o descontrolada también les beneficiará, dentro de la propaganda interna y más en el marco del contubernio internacional en que estamos.

El movimiento revolucionario, hace ya algún tiempo, que ha dado un salto cualitativo, como lo evidencia que ya no oculta sus intenciones, porque se consideran suficientemente fuertes. La represión ya es impunemente abierta en muchas regiones de España contra todo lo español (Bandera, Himno, idioma, enseñanza, etc.), porque se ha roto la unidad legislativa, ejecutiva, de las fuerzas de seguridad del estado, la educación, etc. Solo falta gritar ¡Viva Cartagena!

Azaña propugnó una nefasta ley para la Defensa de la República (no de España) y ya los nuevos poderes están anunciando nuevas leyes que penalizarán las ideas y naturalmente a los que las sustenten, y que vayan contra “su verdad” y “su democracia” (popular o bolivariana). Teniendo mayoría parlamentaria temporal es fácil hacerla vitalicia, con el BOE en la mano y de la “ley a la ley”, con todos los referendos que sean necesarios.

Evo Morales no ha conseguido su objetivo revolucionario comunista porque ni la policía ni el ejército bolivianos estaban suficientemente infiltrados; mientras que, el caso de Venezuela es totalmente diferente. Lo que vuelve a destacar la necesidad del amparo de las Fuerzas Armadas para que no se subvierta su neutralidad política, y el único que lo puede garantizar es una jefatura del estado no politizada.

Recemos por España.
Volviendo al cardenal obispo de Valencia, Sr. Cañizares, está muy bien que pida “¡Orad por España!”, pero no sé a quién se dirige, además de a los católicos que vayan a Misa en su diócesis ¿a la Conferencia Episcopal española? ¿Al clero vasco, incluidos los curas que absuelven preventivamente a los etarras asesinos de guardias civiles? ¿a los obispo y clero catalanes? ¿a los obispos y sacerdotes que se niegan a decir misas a patriotas españoles, ya difuntos? ¿a los políticos que prometen su cargo, rechazando la biblia y la cruz? ¿al Vaticano, que elige y nombra a los obispos? ¿a la Pachamama? ¿a quién?

Recemos porque España está muy enferma, pero actuemos. Las manifestaciones públicas no solucionan, por sí y por multitudinarias que sean, ningún problema, como hemos visto con el asesinato de Miguel Ángel Blanco por ETA, el aborto, etc.

La única solución para la revolución, que ha sobrepasado todos los cauces democráticos, es la contrarrevolución, para lo que se necesita voluntad política y amparo político, económico, jurídico y de una estructura organizada de sociedad civil contrarrevolucionaria.

El concepto de la nación española lo han intencionadamente diluido entre los teledirigidos movimientos centrífugos (separatistas) y los europeístas (colonizador). Ambos son complementarios, y ambos están interesados de debilitar a España económica, tecnológica, industrial, militar y culturalmente. La reacción debe de ser la contraria.
Imprime esta entrada